IES Cristóbal de Monroy

Alcalá de Guadaira - Sevilla

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

¿Quién fue Cristóbal de Monroy?

E-mail Imprimir PDF
Indice del artículo
¿Quién fue Cristóbal de Monroy?
Biografía completa
Todas las páginas

SEMBLANZA BIOGRÁFICA Y LITERARIA DE CRISTÓBAL DE MONROY

 En la primera mitad del siglo XVII, en pleno Siglo de Oro de la Literatura Española, nos encontramos con el primer gran escritor nacido en Alcalá de Guadaíra, Cristóbal de Monroy y Silva (1612-1649), que destacó sobre todo en el género teatral como seguidor de la escuela de Lope de Vega.

 Entre los títulos de sus comedias destaca especialmente Fuente Ovejuna, donde realiza una refundición o libre realización poética de manera magistral de un asunto tratado años antes por Lope de Vega.

 La hidalga familia de Cristóbal de Monroy y Silva era de procedencia extremeña. Fue en torno a 1570 cuando su abuelo paterno, Cristóbal Rodríguez de Monroy, llega a Alcalá de Guadaíra y se casó con Mencía de Algarín y Cervantes. Era hijo legítimo de Bartolomé de Monroy y Algarín y María Navarro de Silva. Su padre era escribano público y tenía gran consideración en la ciudad.

 Nació en Alcalá de Guadaíra el 22 de octubre de 1612 y fue bautizado en la parroquia de Santiago el día 24. Vivía con sus padres en unas casas que tenían en la calle de los Monroy, que aún existe con esta denominación. 

 En 1629 comenzó a estudiar artes en el colegio mayor de Santa María de Jesús, origen de la Universidad de Sevilla. Más tarde decidió cambiar de ambiente y marchó a Salamanca. En esta Universidad estudió segundo y tercero en la Facultad de Cánones, pero dio por terminados sus días de estudiante en 1632.

 Durante los años que permaneció en Salamanca escribiría su primera obra poética bajo el título Canción real de la vida de San Pablo. Fue impresa en Sevilla, en la imprenta de Simón Fajardo, en 1633. Al final de la obra encontramos la conocida composición escrita en doce octavas reales titulada “Descripción del nacimiento de la agua, cueva, que junto a Guadaíra hace ostentación de una fuente que nace en sus cavernas”.

 Dos años más tarde, en 1635, aparece Encomio y defensa de la iglesia mayor de Santa María del Águila de la villa de Alcalá de Guadaíra. Se trata de un pliego suelto de un asunto que dividía a los vecinos de Alcalá: los señores de la nobleza local muestran su apasionado rechazo a la decisión de la autoridad eclesiástica de quitar el dominio y jurisdicción a la iglesia de Santa María como iglesia mayor en favor de la de Santiago, algo que favorecía a la mayoría del vecindario con el crecimiento de la ciudad extramuros de la antigua fortaleza. Esta publicación es una primera muestra del papel protagonista que Cristóbal de Monroy ejercerá siempre en su ciudad natal.

 Su actividad en la política local alcalareña se refleja en los siguientes datos:

  • Del 9 de julio de 1636 al 15 de febrero de 1641 ejerce como fiel ejecutor de la villa de Alcalá de Guadaíra, y parece ser que en 1639 fue nombrado regidor perpetuo. 
  • Entre 1645 y 1649 fue teniente alcaide de la real fortaleza de la ilustre y antigua villa de Alcalá, cargo en el que le sorprendió la muerte.
  • Por último, el 11 de enero de 1647 es nombrado, por Alonso Álvarez de Toledo, promotor de su justicia en la Audiencia mayor.

 El 12 de enero de 1637 se casó con Ana Arias Salvador en la parroquia de Santiago. Tuvieron varios hijos, pero todos murieron de corta edad.

 Durante algún tiempo vivió también en Arahal, donde residía su hermano Bartolomé, aunque mantenía su casa en Alcalá de Guadaíra. Prueba de ello es la publicación, en 1640, de la obra Recibimiento que la ilustre villa de El Arahal hizo al Excelentísimo Señor Duque de Medina Sidonia, pasando de Sanlúcar a Montilla a su desposorio. También escribe la comedia El más valiente andaluz Antón Bravo, que representa episodios de la vida de un joven caballero muy popular de este pueblo sevillano que muere a los veinte y ocho años por sus temeridades.

 Residiendo en Arahal, el 21 de junio de 1641, figura entre los nobles notificados para estar en las ciudades de Villalba y Manzanillo para defender la frontera a causa de la independencia de Portugal de la corona de España. Esta situación duraría hasta 1644, en que volvería de nuevo a su ciudad natal.

 Los últimos años de la vida de Cristóbal de Monroy, entre 1647 y 1649, fueron trágicos para Andalucía y en particular para la mayoría de la población de Sevilla y sus alrededores. El año 1647 fue de gran escasez de víveres y el hambre originó grandes penalidades. En 1648 las inundaciones del río Guadalquivir dejaron sin casa a una innumerable lista de habitantes de la capital sevillana. Por último, en enero de 1649 llegó la epidemia de peste, asolando a miles de personas. El 6 de julio moría Cristóbal de Monroy, a pocos meses de cumplir treinta y siete años.

 Dos días antes de su muerte había hecho testamento, pidiendo que le enterrasen en la iglesia de Santa María en la sepultura de la familia con el hábito de la Virgen del Carmen, de la que era muy devoto. Dadas las dificultades con que luchaban las autoridades no pudieron cumplir sus deseos. Su cuerpo fue depositado en el convento de San Francisco el 9 de julio de 1649. Se ha especulado también con la idea de que sus restos se encuentren en la actual capilla del Santo Entierro (antiguo convento de Nuestra Señora del Carmen), ya que en su testamento donó un manto, un vestido y cuatro cuadros a Nuestra Señora de la Soledad, pero es algo pendiente aún de ser verificado.

 Poco antes de morir, Cristóbal de Monroy había quemado muchos manuscritos de sus obras y solo se salvaron los que andaban en manos de sus amigos. Actualmente se tienen contabilizados un total de treinta y siete títulos, distribuidos por géneros literarios de la siguiente manera: dos de poesía (además de seis poemas sueltos), dos de narrativa y treinta y tres obras dramáticas (un auto sacramental y treinta y dos comedias de la más variada temática).

 Además de la comedia Fuente Ovejuna, podemos mencionar Los celos de San José (de contenido religioso), La destrucción de Troya (de temática histórica), y dos comedias de costumbres: La Alameda de Sevilla y recato en el amor y Mudanzas de la fortuna y firmezas del amor.

 Una característica a destacar del teatro del autor alcalareño es el uso de motivos tomados de la sociedad andaluza. Sirva de ejemplo su comedia Escarmientos del pecado y fuerza del desengaño, donde describe la fiesta de Nuestra Señora de los Ángeles de Alcalá de Guadaíra. En ella muestra las calles adornadas de luces, la música en la plaza, los cohetes, las campanas repicando, los forasteros que venían a la romería con sus canciones y bailes, las damas y galanes paseando por las calles, etc. Igualmente, en el auto sacramental Las grandezas de Sevilla, refleja una magnífica visión de la capital hispalense.

 Otro ejemplo lo encontramos en la comedia El encanto por los celos y fuente de la judía, donde Cristóbal de Monroy describe el paisaje de las riberas del río Guadaíra de la primera mitad del siglo XVII. La técnica descriptiva la pone al servicio de una maravillosa recreación del entorno del río mediante la exaltación poética.

 Por último, se sabe también por Jaime Villanueva de la existencia de un manuscrito que se encontraba en el monasterio de Poblet (Tarragona) con el título de Antigüedad y grandezas de la villa de Alcalá de Guadaíra. Con posterioridad se produjo un incendio en dicho monasterio que destruyó la mayor parte de los fondos de su biblioteca.



Última actualización el Lunes, 14 de Enero de 2013 07:53  


ENLACES